Por Adrián Carbayales Los años cincuenta resultaron difíciles pa munchos estaoxunidenses. Bastaba un comentariu demasiao progresista, delantre d’un puntu de mal enclín, pa que te fixeren un xuiciu sumarísimu nel que t’acusaren de comunista y traidor a la patria. Perconocíu ye’l casu la industria cinematográfica, pero pa nada foi l’únicu qu’hebo. En 1954, el sicólogu Fredric Wertham espublizó’l llibru Seduction of the Innocent, nel qu’afirmaba que cuasi tolos sos pacientes menores d’edá teníen lleío cómics (como cuasi tolos rapazos deSiguir lleendo

por Adrián Carbayales Hai poques coses que nun tengamos visto nos cómics. Al aviesu de lo qu’ocurre n’otros medios como’l cine, nestos cuesta lo mesmo facer una obra costumista o la fantasía más vistosa y alloriada, asina qu’hai ciertu enclín por centrase no cabero. Sicasí, esti añu cúmplese un cuartu sieglu d’ún de los esperimentos más estrañosos que nunca nun se dio nes historietes, ún que quiciabes nun tien asemeyu dalu; non yá nel mundu la ficción, sinón en cualesquierSiguir lleendo

Por Adrián Carbayales The Watch Los aficionaos a les noveles de Terry Pratchett tán de norabona, pos nun queda nada pa qu’estrenen la serie basada en Discworld, el so ciclu más sonáu y del que tien escrito más de cuarenta llibros. Parodiando los tópicos de les hestories de fantasía épica más conocíes, como El señor de los aniellos, la serie ta ambientada na gran ciudá-estáu d’Ankh-Morpork, la más diversa y cosmopolita del mundu-discu pol que tienen cuatro elefantes encima d’unaSiguir lleendo

Por Adrián Carbayales Que los cines nun tán pasando pel meyor momentu ye daqué bultable. Y nun ye namás pola mor del andanciu, les plataformes en streaming yá lleven un tiempín faciendo-yos la puñeta. Home, con un televisor de cuarenta pulgaes y definición 4K, nel que pues ver les películes cuando te peta a cambéu d’una mensualidá económica (cola posibilidá d’aparala pa echar un mexu, o pa facer más flaires), da un poco galbana dir al cine a la horaSiguir lleendo

Por Adrián Carbayales Too entamó cuando Tanaka Tomoyuki, un productor xaponés, s’enfotó en facer una película de monstruos como eses americanes que tanto-y prestaben. Una como The Beast From 20,000 Fathoms, pensaba, y otres munches nes que’l xeniu de los efeutos especiales, Ray Harryhausen, usaba moñequinos qu’aparentaben ser bichos xigantescos. La teúnica yera la conocida como stop motion: facíen una semeya, movíenlu un pocoñín, y entós otra, y otra, y otra. Y asina, amodo, acababen componiendo una escena xunciendo milentaSiguir lleendo

Por Adrián Carbayales Toos conocemos los monstruos de la Universal. El Drácula repeñáu con capa de cuellu altu; la criatura de Frankenstein, con cabeza cuadrada y torniellos en pescuezu; l’home llobu con hipertricosis, caniles y garfies. La compaña dio a los monstruos clásicos l’aspeutu col qu’entovía los maxinamos. Tamién, anque esto yá lo sepa menos xente, creó el primer universu cinematográficu en comuña, muncho primero de que Marvel los punxera de moda. House of Frankenstein (1944), House of Dracula (1945)Siguir lleendo

Por Adrián Carbajales Anguaño, no que llamamos la posmodernidá, decatámonos de que les llendes ente’l bien y el mal son más turbies de lo que nos prestaría. Les coses nun son cencielles como en pasáu, nel que too paecía ser blanco o negro. Agora sabemos que lo que más abondante en mundu son los tonos buxos, y cuasi nunca los bonos son tan bonos como creyen nin los malos tan malos como los presenten. La ficción, como nun podía serSiguir lleendo

Por Adrián Carbajales DC escontra Watchmen. Yá de mano, el conceutu en sí mesmu resulta esparatáu. Watchmen ye’l cume’l cómic de superhéroes, ensin dulda de lo meyor que tien dao el novenu arte. Y nun ye por faltar a los héroes clásicos de DC, pero la idea d’entemecelos nun me paez mui lloñe de facer una película na que Drácula s’engarrie con Ciudadanu Kane. Sabiendo, amás, que se fai col refugu d’Orson Welles. Por embargu, les grandes compañíes editoriales anden,Siguir lleendo

De guaḥe solía xugar a rol col mio hermanu. Agora pienso que los temes a los que xuguemos nun yeren los más afayaos p’aquella edá, pos n’acabando Primaria yá fora un detective que tentara de nun alloriar al atopar devoradores de cadabres, nos alredores d’una casona de Nueva Inlaterra, y tamién un demoñu pirómanu qu’acabó prendiendo-y fueu al institutu. Pero yeren hestories, non más qu’eso, y nunca nun me dio por aburiar l’institutu na realidá. O, polo menos, non másSiguir lleendo

Adrián Carbajales Terés

Sabi, oh, príncipe, qu’ente los años nos que los océanos somorgaron Atlantis y les ciudaes rellucientes, y los años del alzamientu de los Fíos d’Aryas, hebo una edá non suañada na que reinos rellumantes s’estendíen pel mundu como’l mantu azul pente les estrelles. Robert E. Howard creó nos rellatos de Conan un mundu enllenu de maravíes, caballeros, pirates, princeses, bruxos y horrores. Nun-y facía falta estudiar una época y ciñise a ella, pues na so fantasía cabíen toles hestories queSiguir lleendo