Va unos años que miren de facer lo que podríemos considerar un soxéneru nuevu entemeciendo horror sobrenatural con drama racial. Get Out, Lovecraft County, Penny Dreadful: City of Angels… Pa mio idea, nenguna nun lo fixo acordies. La primera d’estes, Get Out, arriendes de tar chapada n’otra película (enforma menos conocida, anque nun vamos mentala porque ye fastidiar la so final), foi más bien una hestoria d’horror más, anque alliñada con un mensaxe que pue resultar un pocoñín simplayu. D’otraSiguir lleendo

Por Adrián Carbayales Como anunciábemos nel artículu anterior, centráu en cómo tienta Marvel de caltener los superhéroes mozos ensin romper la continuidá, agora toca facer lo mesmo con DC. ¿Cómo ye que Superman y Batman lleven más d’ochenta años lluchando escontra’l crime y nun tienen cana dala? ¿Acaso pasen de dar una esplicación? Non, danla, y anque paez más cenciella que la de Marvel tien resultao abondo más enguedeyada; y ye que nun tamos énte los mesmos Superman y BatmanSiguir lleendo

Por Adrián Carbayales De mano, cuasique quien nun tea avezáu a los universos comiqueros dirá que non. Al cabu y al cantu, lleven décades espublizando cómics de los mesmos personaxes y siempre tán mozos y llozanos. Por embargu, la cosa ye enforma más enguedeyada, tanto que vamos necesitar un articulín pa esplicar (más o menos penriba) lo qu’asocede en Marvel y otru pa lo qu’asocede en DC. Y como hai muncho que dicir, vamos yá a ello. Marvel llamábase AtlasSiguir lleendo

Por Adrián Carbayales La verdá que principia un poco apurao. Entovía nun-y avagó presentar les trés protagonistes y yá anden fuxendo a tou meter. Nun te preocupar, yá habrá tiempu de dir p’atrás. Ye que los episodios son de ventipicu minutos, y el primeru ha d’amosar lo que nos espera. Bono, ¿y qué ye lo que nos espera? Pos la serie acabante estrenar, que ye de los mesmos creadores qu’El embarcadero (tamién, per separtao, de La casa de papel oSiguir lleendo

Por Adrián Carbayales El qu’equí vos escribe tien un rixu pola película de los noventa, que lu pilló nuna edá a la que, nunca meyor dicho, embruxilólu. Puru horror adolescente, nel qu’unes rapaces garren mal camín y s’adientren na maxa negro; yera como una versión d’institutu de Les Bruxes d’Eastwick, que viera siendo enforma más neñu y diérame velees unos cuantos años. Conque cuando salió’l reboot sentíme empobináu a facer flaires, ver el clásicu de nueves y, darréu, la versiónSiguir lleendo

La llegada de “La Naranxa Mecánica” a les llibreríes d’Asturies nun foi namás un descubrir la traducción d’esta novela mítica pa muncha xente, sinón, tamién el descubrir que munches veces tres de les películes más emblemátiques que conocemos escuéndense obres lliteraries d’importancia. Polo xeneral, suel pasar con obres qu’algamen un grau de reconocimientu importante na so versión cinematográfica pero que nun tienen un éxitu igual na so versión lliteraria. Películes premiaes como la triloxía d’El Señor de los Aniellos oSiguir lleendo

Por Adrián Carbayales Que los cines nun tán pasando pel meyor momentu ye daqué bultable. Y nun ye namás pola mor del andanciu, les plataformes en streaming yá lleven un tiempín faciendo-yos la puñeta. Home, con un televisor de cuarenta pulgaes y definición 4K, nel que pues ver les películes cuando te peta a cambéu d’una mensualidá económica (cola posibilidá d’aparala pa echar un mexu, o pa facer más flaires), da un poco galbana dir al cine a la horaSiguir lleendo

Por Adrián Carbayales Too entamó cuando Tanaka Tomoyuki, un productor xaponés, s’enfotó en facer una película de monstruos como eses americanes que tanto-y prestaben. Una como The Beast From 20,000 Fathoms, pensaba, y otres munches nes que’l xeniu de los efeutos especiales, Ray Harryhausen, usaba moñequinos qu’aparentaben ser bichos xigantescos. La teúnica yera la conocida como stop motion: facíen una semeya, movíenlu un pocoñín, y entós otra, y otra, y otra. Y asina, amodo, acababen componiendo una escena xunciendo milentaSiguir lleendo

Por Adrián Carbayales Toos conocemos los monstruos de la Universal. El Drácula repeñáu con capa de cuellu altu; la criatura de Frankenstein, con cabeza cuadrada y torniellos en pescuezu; l’home llobu con hipertricosis, caniles y garfies. La compaña dio a los monstruos clásicos l’aspeutu col qu’entovía los maxinamos. Tamién, anque esto yá lo sepa menos xente, creó el primer universu cinematográficu en comuña, muncho primero de que Marvel los punxera de moda. House of Frankenstein (1944), House of Dracula (1945)Siguir lleendo