Les series d’espíes nun tán perdayuri, polo que, cuando sal una, mirámosla siempre con güeyos atentos. Esti foi’l casu de “Kleo”; una serie que Netflix asoleyó esti añu. La premisa de partida ye la siguiente: Kleo ye una axente secreta de la Stasi (el serviciu secretu de la RDA) y fai misiones en Berlín Occidental nes que, en delles ocasiones, ha matar xente. Na última, mató a un home de negocios y volvió pa casa. Embarazada del mozu, contaba con qu’aquella diba ser la so última misión y foilo; pero non poles razones qu’esperaba.

Al poco, tiénden-y una trampa y acaben acusándola de ser axente secreta de la RFA. Lo que más-y manca ye que toles persones coles que trabayó declaren nun la conocer nin tener nenguna rellación… …hasta’l propiu güelu, tamién militar d’alta graduación de la RDA, que nun dulda en traicionala. Esti procesu resulta nuna condena a cadena perpetua y acaba pasando dos años na cárcel… …dos namás porque la RDA abre la mano a partir de 1990 y fai una amnistía de tolos presos “políticos” ente los que taba ella.

Un sálvese quien pueda noventeru:

En saliendo de la cárcel, l’únicu oxetivu que tien Kleo ye’l d’enterase de qué pasó y vengase de la xente que la mancó. Esto tien un puntu mui interesante, porque esta segunda parte del primer episodiu (y el restu de la serie) yá nun se mueve nel marcu de la Guerra Fría, sinón de la situación de descomposición de los rexímenes soviéticos y prosoviéticos tanto n’Alemaña como na propia URSS. Miembros de los servicios secretos metíos a empresarios, un “sálvese quien pueda” que recuerda muncho a les carreres meteóriques de xente como’l propiu Vladimir Putin y un clima de nun saber qué va pasar. Too esto cola contracultura y la “ruta del bakalao” alemana exemplificada nel compañeru de pisu pastilleru y anarquista que suaña con una Alemaña unificada “ensin capitalismu nin comunismu nin dineru”.

Los chandals de pastilleru son

La serie, anque alemana y rodada n’Alemaña, amuesa otros países a los que tien que dir Kleo o nos que soceden otres escenes. Eso sí, la documentación de lo que ye, por casu, la Mallorca de 1990 dexa muncho que desear. La serie, más que d’espíes, vuélvese una especie de kill bill bastante prestosu y qu’engancha.

La música, acordies cola dómina:

La música de la serie ye de lo meyor que tien. Non tantu porque seya “bona” o “mala”, sinón porque espeya perfeutamente l’ambiente psicodélicu de finales de los 80 nel bloque soviéticu y l’auxe del techno n’Alemaña. Como col vestuariu y l’atrezzo, falla un poco cuando sal d’Alemaña; pero retrata mui bien la dómina. Si queréis echa-y una güeyada a la BSO equí podéis:

Leave a Reply

La to direición de corréu nun va espublizase.