Perdonái, pero voi esplayame bastante en coses previes a la crítica la película, porque pienso que’l resultáu d’esta ye’l cume d’un procesu terrible que lleva décades desendolcándose. Y como tengo muncho que dicir, voi yá a ello.

Masque yá salieren un par de seriales cinematográficos nos cuarenta, n’imaxinariu coleutivu ye’l Batman de los sesenta’l primeru de toles adautaciones a aición real. Esi Adam West en mayes paxareres, baillando, llevando una bomba xigante d’un llau pa otru o esguilando con una cuerda peles parés de los edificios, en verdá pel suelu pero cola cámara puesta de llau. Son abondes les chancies al respeutive, pero toos tenemos na mente esa imaxe y sigue llamando l’atención. Ente 2013 y 2016 salieron cómics ambientaos nesi mundu tan pecuñar, en 2016 y 2017 dos películes d’animación, y en 2019 el Robin d’aquella fizo una apaición nel cruz de series de televisión Crisis on Infinite Earths. Y ye qu’a finales de los años sesenta, na yera de la sicodelia y cuando too paecía posible, ficieron una serie que brilló porque nun s’avergoñaba d’ónde venía. Güei considérase una de les obres más carauterístiques del camp, que ye como se llamó a la corriente artística orientada a los gustos de los homosexuales de la clase obrera. Va tiempu escribí un artículu sobre la homosexualidá qu’hai darrera’l personaxe (podéis velu calcando equí) y que provocó la censura nos cincuenta y dende entós un tabú que dura hasta agora. Y nun ye que lo diga yo, ¿eh?, dícenlo autores de los sos cómics como ye Grant Morrison.

0

Nos ochenta, n’asoleyándose obres como Watchmen o Maus, afitóse por fin la idea de que los cómics nun yeren un simple entretenimientu infantil, sinón un arte que podía espresar coses tan complexes como cualesquier otru. Otra de les obres a la qu’hemos agradecer esto ye Batman: Year One, onde Frank Miller nos recontaba l’orixe’l superhéroe dende una perspeutiva qu’agora ta mui de moda, la que llamen “escura y realista”. Miller presentónos un Batman que mientres deprende a lluchar escontra’l crime recibe una bona cantidá d’hosties, y una Catwoman que yera prostituta hasta que la inspiró un paisanu qu’andaba saltando pelos teyaos vistíu d’esperteyu. Criticando versiones anteriores, Bruce Wayne aclariaba a Alfred que nunca nun salía amazcaráu de día, y la fía’l comisariu Gordon dexó d’esistir pa que nun hubiera una Batgirl y asina reducir la “bat-familia” d’héroes asociaos. Naquella paecía la versión más “escura y realista” que podía dase del personaxe, y de fechu la editorial echó p’atrás delles coses llueu; escaecieron lo de la Catwoman prostituta y sacaron una Barbara Gordon que yera sobrina del policía en cuenta de fía. Y ye que, por muncho que nes películes viendan la imaxe del xusticieru solitariu, la bat-familia ye un elementu esencial y imprescindible nos cómics; hai yá cinco Robins, que según s’independicen van tomando otros nomatos, delles Batgirls, Batwoman, homes-esperteyu d’otros países, un bat-perru, un bat-trasgu y hasta una bat-vaca. Sí, en serio. Batman nun cai dafechu na escuridá nin pierde l’aldu porque ye quien a formar una familia que de dalguna manera sustituye la que perdió. ¡Pero non, ho, eso ye de manfloritos, non de paisanos, y Batman ha ser mui machu, rabiosu, amargulíu…! Eso presta más a los preadolescentes (y adultos simplayos) porque piensen que “adultu” ye sinónimu de “violentu”.

Unos años dempués llegó una versión nueva a los cines, onde Tim Burton garró esta escuridá y fízolo suyo. Pa mio idea nun hai meyor adautación de Batman que les sos dos películes; porque masque cambie munches coses failo dándo-y esa maxa como de cuentu de faes siniestru, tan propio del direutor y que-y vieno tan bien al personaxe. Caltuvo esa escuridá, sí, pero dexó pa prau lo del realismu. Presentónos una Gotham atemporal y d’arquiteutura imposible, oríxenes increyibles de los villanos… Les adautaciones de Joel Schumacher, que siguieron les de Burton, miraron d’esaxerar estos elementos al empar que tornar a una visión más clásica: con Robin y hasta Batgirl de collacios, estravagancies, colores enceses y traxes de superhéroes con pezones esculpíos. La xente yá nun taba pa eso y decidieron dexar descansar la franquicia unos añinos.

Entós aportó’l Batman de Nolan. Sé qu’equí voi enfadar a dalgún llector, pero a min paezme un espantu. El “realismu” llévase acullá de lo que podría imaxinase: Ra’s Al Ghul nun ye inmortal, l’ácidu que quemó la piel del Joker cámbiase por unos repuelgos y pintura, y esti pasa de ser un sicópata sádicu y apaxaráu a una especie de terrorista con motivos políticos. A Batman pónen-y armadura, supongo que pa que nun se lu carguen d’un tiru… pero, rediós, ¿pue sabese qué ninja lleva armadura? Eso pesa, y rincha. ¿Ye más realista que salte de teyáu en teyáu y pille por sorpresa a los malos con una armadura puesta? ¿Daveres? Y esa voz… Bono, y por supuestu, en tola triloxía nun hai más qu’un guiñu a un personaxe de la bat-familia.

Llueu vieno’l de Snyder. Preséntalu en Batman vs. Superman, obra que basa abondo n’otru cómic de Frank Miller, The Dark Knight Returns, onde, nun mundu distópicu, un Batman vieyu, amargulíu y con tintes llibertarios igua les costielles a un Superman vendíu al gobiernu. Nun paez el llugar más apropiáu desque’l presentar el personaxe pa desendolcar una franquicia, y al basase nesti cómic fuera de canon llévalu tovía más al estremu. Pero bono, que lo de Snyder ye un esparate tocántenes a tolos personaxes, dende la Wonder Woman que se fai semeyes con cabeces cortaes como trofeos hasta’l padre de Superman que-y diz que ta bien nun salvar a ñeños que van morrer. Eso sí, por suerte Snyder tien de dexar lo del realismu, por eso de qu’al ambientase nun universu compartíu han salir estraterrestes, amazones y atlantes. Ah, y lo de Robin, nesta versión méntenlu, pero solo pa dicir que morrió (nos cómics tamién muerre ún, y años dempués resucita convertíu nel antihéroe Red Hood).

Y agora, por fin, voi falar de la última película. Perdonái qu’echara la parrafada, pero ye qu’a cada versión toi más ofendíu. Nesta nueva presenten la faceta detectivina de Batman, lo que de mano paez interesante porque nun hai nenguna película centrada nello, y el toque noir tamién prometía… pero si nun comiera tola película. Una película que, a estes, dura trés putes hores. Tuvi de vela a poses. Y a lo que venía tola charra yera a que siguimos avanzando nesa visión “escura y realista” hasta que da la vuelta entera y algama l’absurdu absolutu. Tres d’una escena curtia na que nos presenten el villanu d’una película de mieu, escuchamos a Batman xuxuriando sobre lo malote que ye al más puru estilu de Rorschach al empiezu de Watchmen, personaxe creáu por Alan Moore y Dave Gibbons pa parodiar a los xusticieros y demostrar que na vida real sedríen unos fascistes. Darréu vémoslu dar una cuera a gandaya que va matar a un paisanu… Pa ello, el xusticieru llega caminando y por supuestu con armadura. Y ye que yá nun se lleva lo d’andar pelos teyaos nin lo d’entrar peles ventanes, porque eso nun ye realista abondo. Esti Batman nuevu va pasiando a tolos llaos. ¿Llámenlu pa que vea una escena del crime? Entra per onde tol mundu, podríes atopalu n’ascensor. ¿Quier falar con un mafiosu que tien una discoteca? Pica a la puerta y espera que-y abra’l porteru. Hai una vegada, ¡una!, cuando tien de saltar dende un teyáu y failo con un traxe d’esos que ye como d’esguil volador, porque les ales davincines que lleva dende la primer hestorieta tampoco nun son realistes. La bat-cueva ye un garaxe mal allumáu, y Riddler pasa de ser un villanu estrambólicu a un asesín incel qu’odia muncho’l mundu pero ensin nenguna razón en concreto. Forma risa ver les cosadielles que dexa nos cadabres, porque si visti la serie de los sesenta ye imposible que nun te vengan les babayaes d’aquella y veas que ye bien asemeyao, pero nun ambiente perpuercu calcáu de Seven pa facelu siniestru. Los otros personaxes… Bono, Falcone ye mui gallu, pero a la final la trama mafiosa nun acaba nuna guerra de bandes como paez prometer. Catwoman sal bastante, pero sobre manera pa pretender con Batman y cumplir el test de Bechdel un par de vegaes, la primera en mute xusto enantes de que l’héroe s’empalme viéndola en bragues per unos prismáticos. Porque claro, hai que demostrar lo hetero que ye, nun vaigamos pensar mal. El Pingüín… pos ye un paisanu desagradable qu’anda pehí, y como nun hai actores feos han garrar ún guapu y maquillalu hasta facelu irreconocible, que cuando un guapu fai de feu siempre aplauden lo bien qu’actúa.

Matt Reeves, el direutor, promete siguir cometiendo otomíes, y como la xente, pa min d’una manera incomprensible, pon la película peles ñubes, paez que vamos tener “el Batman que camina” pa ratu. Na escena final (spoiler pequeñín) déxennos ver un Joker al que paez qu’un monu-y cosió la cara a ñavayaes, porque dos repuelgos nun yeren enforma, y nunes declaraciones Reeves yá dixo que querdría facer una versión “realista” de Mister Freeze, el villanu col cuerpu a temperatura baxo cero y una pistola qu’echa rayos de xelu. Espero ansiosu a ver qué más nos tien preparao, como un Killer Croc qu’en verdá tien un problema grave de soriasis, un Bane adictu a la cocaína o un Sombrereru Llocu que te mete burundanga en cacharru.

Y igual un día, nun futuru remotu, saldrá una película qu’afonde n’aspeutos de los cómics nos que naide tovía nun s’atrevió. Cuando Batman se convirtió en gorila xigante, cuando vistió con toles colores del arcu la vieya pa que los malos se fixaren nél y non en que Robin taba mancáu, cuando creyó ser un estraterrestre del planeta Zur-En-Arrh, cuando montó en terodáctilu, cuando viaxó pel tiempu y foi cavernícola y pirata, cuando se convirtió en bat-momia pa esconder que tenía la piel verde brilloso o cuando consiguió los poderes d’un dios. Pero paezme que de momentu voi tener d’esperar.

Leave a Reply

La to direición de corréu nun va espublizase.